Un Asador Diferente



Hoy en día, la mayoría de equipos de procesamiento de alimentos y de instrumentos de cocina están hechos con acero inoxidable. ¿Por qué? La respuesta es muy simple: el acero inoxidable es fácil de limpiar, es un material higiénico, de larga vida, y durabilidad en los ambientes más duros y es un material que armoniza con los alimentos. Estas características especiales proporcionan las condiciones perfectas para su utilización gastronómica, además de que lo hace ideal para su uso en costas y playas ya que no se oxida como otros metales por el ambiente salino.

En principio, los metales tienen una finalidad práctica, se busca que sean fuertes, resistentes y durables, sin embargo el acero inoxidable añade otro interés y ese es el estético; no sólo es un material sobresaliente en las características anteriores, sino que también se ve bien, es decir, muchas de las cosas hechas con este metal se ven bonitas, modernas y elegantes y lo mejor de todo es que si se cuida adecuadamente, se queda así.

Un estudio hecho en las playas de Sudáfrica a lo largo de 20 años ha demostrado que el acero inoxidable dura 9000 veces más que el acero a base de carbón en ambientes hostiles como la playa. Un milímetro de acero a base de carbón desaparecería después de 4 años aproximadamente en un ambiente así, lo que significa que para que un milímetro de acero inoxidable desaparezca, tendrían que pasar 36,000 años. Ahora, una placa de acero inoxidable con 1 cm de espesor le tomaría 360,000 años.

Otra ventaja es el precio. Si bien es cierto que el acero inoxidable es más caro que los aceros a base de carbón, es una inversión que a la larga vale la pena. En el caso de los asadores, cuando se compra uno de acero normal, eventualmente su vida útil terminará y se tiene que comprar otro, y ahí es donde el ahorro inicial se pierde, ya que con un asador de acero inoxidable una vez comprado es un asador para heredar. Por otra parte los costos de mantenimiento también suponen un ahorro grande para la gente que utiliza acero inoxidable, ya que es mucho más fácil de limpiar y de darle todo tipo de mantenimiento en general.

Finalmente, el acero reforzado también tiene ventajas. La más notable es que es sustancialmente más barato y si se cuida adecuadamente durará una cantidad de tiempo potencialmente indefinida. También sigue siendo un material bastante resistente y bueno para la elaboración de asadores por sus propiedades transportadoras de calor. Sigue siendo un material dúctil también, es decir, capaz de resistir grandes deformaciones en situaciones difíciles.

En conclusión, el acero inoxidable es superior en la gran mayoría de los aspectos al acero a base de carbón e incluso sale más rentable, incluso en ambientes hostiles. Por esto y mucho más se puede sugerir la compra de utensilios de este material.



BIBLIOGRFÍA

1) BARREIRO, José Antonio: Higiene y Saneamiento en la Preparación y Servicio de Alimentos, Caracas: Universidad Simón Bolívar, 1994, pp. 87.
2) „Stainless Steel Myths“ Recuperado el 10 de enero de 2017 de: http://www.australwright.com.au/stainless-steel-myths/
3) “Purity of Food Cooked in Stainless Steel Untensils” Recuperado el 10 de enero de 2017 de: https://www.nickelinstitute.org/~/media/Files/TechnicalLiterature/PurityofFoodCookedin StainlessSteelUtensils_14039_.ashx